Oporto en 24 horas

Tras quedar encantados con nuestra última visita a Lisboa, nos decidimos a visitar la bella y pintoresca Oporto. Al llegar nos dirigimos directamente a nuestro alojamiento el Marfin Guest House, un pequeño hostal situado muy cerca del centro de Oporto justo al lado de la Plaza de la República. La chica de recepción muy amablemente nos facilitó un mapa y nos indicó todos los puntos de interés tanto turísticos como gastronómicos.
Una vez acomodadas nuestras maletas, emprendimos nuestra visita a Oporto. Bajamos por la Rua de Cedofeita hasta el corazón de la ciudad. En la Plaza de Gomes Teixeira no topamos con la bella Iglesia de las Carmelitas, una iglesia barroca construida en el s. XVII la cual es uno de los templos más importantes de Oporto. Esta bonita iglesia colinda pared con pared con la Iglesia do Carmo lo que lleva a confusión ya que muchos piensan que se trata del mismo templo. La Iglesia de las Carmelitas es mucho más espectacular y recargada, presenta una interesante decoración exterior de azulejos, con la escena de la imposición del escapulario en el Monte Carmelo.

 

iglesia de las carmelitas oporto

 

Justo en frente de la Iglesia de la Carmelitas se sitúa la Facultad de Ciencias y en el centro de la plaza una bella fuente con leones.

 

Iglesia de las Carmelitas Oporto

 

A la derecha de la Plaza de Teixeira, concretamente en la Rua Carmelitas muy cerca de la Iglesia de los Clérigos, nos encontramos con la que es considerada la librería más bella de Europa, la famosa Livraria Lello. Para acceder a ella tuvimos que esperar a que algunos turistas fueran abandonando el recinto ya que el aforo es limitado. Una vez nos facilitaron la acreditación pudimos acceder a esta popular librería muy conocida por haberse  rodado en ella escenas de la famosa saga Harry Potter. La librería esta alojada en un edificio de estilo neogótico con multitud de detalles antiguos entre los que destaca una bellísima escalera labrada. En el interior el calor era insoportable por lo que tuvimos que acelerar nuestra visita.

 

Librería Lello Oporto

 

Librería Lello Oporto

 

Nuestra siguiente parada la realizamos en la Iglesia de Los Clérigos, una iglesia de estilo barroco construida entre 1735 y 1748 cuya torre, con 76 metros de altura y más de 200 escalones que dan acceso a una privilegiada vista panorámica de Oporto, es la más alta de Portugal. La subida llega a ser todo un reto no acto para claustrofóbicos debido a que las escaleras se van estrechando y los turistas suben y bajan continuamente. Sin embargo una vez arriba te das cuenta que la subida ha merecido la pena. La subida nos constó unos 3€.

 

Torre de los Clérigos Oporto

 

Torre de los Clérigos Oporto

 

Desde la Iglesia de los Clérigos tomamos la Rua de San Bento da Victoria hasta llegar al Miradouro da Vitória desde donde pudimos obtener unas geniales vistas de Oporto. El mirador está totalmente descuidado, al igual que parte de la ciudad, hay que asimilar que esta decadencia forma parte del encanto de Oporto y de Portugal en general.

 

Mirador da Victoria Oporto

 

Después de un rato deleitándonos con las formidables vistas desde el mirador, bajamos las escalinatas hasta la Plaza do Infante Don Henrique donde se encuentra el Mercado Ferreira y el Palacio de la Bolsa, un imponente edificio de estilo neoclásico cuya construcción comenzó en 1848. La visita al palacio nos costó unos 8€ y la comenzamos en el impresionante Patio de las Naciones, un gran patio muy luminoso con una estructura de vidrio.

 

Palacio de la Bolsa Oporto

 

Subiendo una enormes escalinatas accedimos a diversas instancias como la Sala Dorada, cubierta con pan de oro; la Sala de los Juicios, o la sala donde se encuentran los retratos de diversas personalidades de Oporto. Entre todas, la más impresionante e interesante es la Sala Árabe, una impresionante sala de 300 metros cuadrados de estilo morisco inspirada en la Alhambra de Granada donde se celebraban las recepciones oficiales.
A pesar que la visita al Palacio de la Bolsa es una de las mejor valoradas de Oporto, a nosotros nos resultó algo aburrida, siendo lo que más nos agradó la excelente Sala Árabe.

 

Palacio de la Bolsa, Oporto

 

Palacio de la Bolsa, Oporto

 

En una de las esquinas de la Plaza do Infante Don Henrique se encuentra la pequeña iglesia de San Nicolas cuyo interior tiene escaso interés, no así su exterior en la línea del resto de las iglesias de Oporto.

 

iglesia de San Nicolas Oporto

 

Desde el Palacio de la Bolsa nos dirigimos hacia la Ribeira desde donde pudimos contemplar por primera vez el espectacular Ponte Luis I. La Ribeira es el lugar más pintoresco y bello de Oporto, el colorido de sus fachadas junto con la estrechez de sus callejuelas a los pies del Duero, hacen de la Ribeira un lugar con un gran encanto, ideal para pasear o cenar en alguno de sus numerosos restaurantes. Las mejores vistas de la Ribeira las podréis obtener desde el otro margen del río Duero, desde Vila da Nova, nosotros optaríamos por cruzar a la orilla contraria al día siguiente.

 

Puente Lui I Oporto

 

Ribeira Oporto

 

Tras caminar tranquilamente por el paseo del río, viendo que era tarde y que el cansancio hacia mella en nosotros, decidimos volver sobre nuestros pasos hacia el hotel.

 

SEGUNDO DÍA

 
El segundo día comenzamos nuestro recorrido por Oporto visitando el Mercado do Bolhao, desde 1914 uno de los mercados más populares de la ciudad. En el Mercado de Bolhao se mezclan puestos de frutas, carnes, pescados y flores provocando un autentico estallido de color y olor, todo en un edificio totalmente decadente y con un encanto especial.

 

Mercado de Bolhao Oporto

 

Justo en la esquina del mercado, concretamente en la Rua Fernandes Tomás se encuentra la pequeña y bella Capilla de las Almas, un templo de estilo renacentista en el que destaca principalmente su fantástica fachada cubierta de azulejos y en la que se representan escenas bíblicas.

 

Capilla de las Almas Oporto

 

Tomando la misma calle, llegamos a la Iglesia de la Trinidad que se sitúa justo a la espalda del Ayuntamiento de Oporto el cual preside la elegante y bella Avenida de los Aliados.
Recorrimos esta magnifica avenida parando por el camino a tomar algo en el único Mcdonalds que pudimos ver en todo Oporto, uno de los más bonitos que he visitado a lo largo de todos mis viajes ya que posee una bonita decoración modernista. La Avenida de los Aliados finaliza en la plaza más importante de Oporto, la Plaza da Liberdade en el centro de la cual se encuentra la estatua ecuestre del rey Pedro IV, un monumento de diez metros de altura hecho en bronce en el año 1862.

 

Ayuntamiento Oporto

 

Avenida Liberdade Oporto

 

Desde la Plaza de la Liberdade subimos la Rua 31 Janeiro hasta la Iglesia de San Ildefonso, un bello templo de estilo barroco reconstruido en el periodo de 1724 a 1731 entre las ruinas de una vieja iglesia. La Iglesia de San Ildefonso se encuentra próxima a la animada Plaza Batalha, repleta de numerosas cafeterías, y con alguna que otra discoteca o cine.

 

Iglesia de San Ildefonso Oporto

 
Muy cerca de la Plaza Batalha se encuentra la Estación de San Beto, un edificio construido a principios del Siglo IX sobre los restos del antiguo convento de San Bento del Ave María y que aún conserva ese aire melancólico y antiguo que caracteriza la ciudad de Oporto. Al acceder al hall de la estación nos quedamos impresionados con los más de 20.000 azulejos que decoran sus paredes.

 

Estación de San Beto Oporto
 Estación de San Beto Oporto

 
Desde la estación, subiendo por la Avenida Don Afonso Henriques, llegamos a la Catedral de la Sé, el edificio religioso más importante de Oporto. La catedral fue construida en el siglo XII junto a las murallas, en la parte más alta de la ciudad y está considerada Monumento Nacional. La parte que me pareció más interesante, fue la plaza situada junto a la catedral. En el centro de la plaza se sitúa una columna en la que se ajusticiaba a los criminales. Desde la plaza obtienen unas vistas fantásticas del río y de las bodegas de Vila Nova de Gaia.

 

Catedral de Oporto

 

Vila de Nova Oporto

 

Siguiendo la Avenida Don Afonso Henriques llegamos al Ponte Luis I, cruzar el puente a pie es una auténtica delicia, pudimos hacer decenas de fotos y disfrutar de unas vistas fantásticas de la ciudad de Oporto. Al otro lado de el puente se sitúa la estación del Teleférico, un consejo es que desde la esquina de la estación se pueden realizar las mejores fotos del Ponte Luis I y la Ribeira. El coste del teleférico es de 5€ la ida y 8€ la ida y vuelta con degustación de dos copas de vino las cuales por supuesto probamos en unas bodegas cercanas a la estación de llegada del teleférico. La bajada en el teleférico fue muy divertida y pudimos obtener unas bonitas vistas, aunque el calor dentro de la cabina llegó a ser algo sofocante.

 

ribeira oporto

 

ribeira oporto

 

teleferico oporto

 

El teleférico nos apeó en Vila Nova de Gaia, localidad situada en el margen izquierdo del Duero y que al contrario de lo que todo el mundo piensa, no pertenece a Oporto sino que es una ciudad independiente de la misma.
En Villa da Nova dimos un paseo por el margen del río disfrutando del ambiente, de la postal de la Ribeira y el Ponte Luis I, y de una de las imágenes más típicas de la localidad los llamados “rabelos”, unos barquitos de madera que se construyeron originariamente para el transporte de barricas de vino. En Villa da Nova se pueden realizar visitas a algunas de sus bodegas donde se elaboran y almacenan el afamado vino de Oporto. Las bodegas más populares son las Bodegas Ramos Pinto, Bodegas Sandeman, Bodegas Ferreira o Bodegas Calem, entre otras.

 

rabelos oporto

 

Nosotros optamos por las Bodegas Ferreira, estas cierran al mediodía por lo que aprovechamos para almorzar en un restaurante del paseo y probar el plato típico de Oporto, la famosa francesinha.
La francesinha es una rebanada de pan de molde tostada, rellena de diversos tipos de embutidos y carne: jamón cocido, chipolata, mortadela, un filete de ternera o cerdo, recubierta con otra rebanada de pan de molde tostada y con lonchas de queso, el cual es después gratinado y bañado en una salsa picante hecha a partir principalmente de cerveza y tomate. Un plato exquisito pero hipercalórico.

 

francesinha oporto

 

Con el estómago lleno comenzamos nuestro recorrido por las Bodegas Ferreira, las cuales son una de las más bonitas de Oporto, La entrada a las bodegas nos costó 6€. Se trata de un edificio de grandes dimensiones con altos techos de madera envejecida, construido sobre un antiguo convento. La visita a estás bodegas nos pareció una de las más interesantes que realizamos en Oporto. Además de poder contemplar las grandes barricas en las que se almacena el vino de Oporto, se nos relató la história y el proceso de elaboración del mismo.
La diferencia fundamental del vino de Oporto con el resto de los vinos, es el aguardiente que le añaden para interrumpir la fermentación. De esta forma se conserva la dulzura original de las uvas conservando un alto nivel de alcohol cercano al 20%.
Al finalizar nuestra visita se nos ofreció la degustación de dos copas de vino de Oporto, yo sinceramente no entiendo de vinos pero si que puedo decir que me pareció un vino afrutado y dulce aunque debido su alta graduación se nos subió un poco a la cabeza.

 

ferreira oporto

 

ferreira oporto

 

De vuelta al hotel nos acercamos a la Plaza de Alburquerque, una gran plaza llena de jardines en la que destaca La Casa de la Música, una original gran sala de conciertos comenzada a construir en 1999, y el Monumento a la Guerra Peninsular, un enorme monumento de 45 metros de altura que conmemora la victoria de la alianza británico-portuguesa sobre las tropas napoleónicas.

 

casa de la música oporto

 

La última visita del día y de nuestro viaje, la realizamos ya bien entrada la noche al Ponte Luis I para contemplar su espectacular iluminación, sin duda una visita imprescindible si visitas Oporto.
En resumen la fama de Oporto de ciudad nostálgica, pintoresca y bella bien se la merece, pasear por sus calles es una auténtica delicia que te trasladará al pasado. La belleza de esta ciudad es totalmente equiparable a la de otra gran ciudad portuguesa como es Lisboa.

 

ribeira oporto

 

2 Comentarios
  • Jose
    Junio 2, 2016

    Que suerte haber dado con tu pagina hoy…este verano pasaré un par de dias en Oporto antes de subir para Galicia a visitar Pontevedra, Santiago e islas Cies…me estoy empapando de tus comentarios, a ver si me da tiempo a ver todo lo que dices…
    Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *