Visita a Hallstatt

Tercer día de nuestro recorrido por tierras alemanas y austriacas. Abandonamos Salzburgo para realizar una visita a Hallstatt uno de los lugares que más nos apetecía conocer de nuestro viaje.

Recorrimos unas serpenteantes y estrechas carreteras de montañas con unos espectaculares paisajes, para aproximadamente 1 hora y 20 minutos después llegar a la bellísima Hallstatt, un pequeño pueblo Patrimonio de la Humanidad desde 1997 que está considerado “El Pueblo más bello a orillas de un lago” y uno de los pueblos más bonitos de Europa.

Aparcamos el coche en uno de los parkings que se encuentran a las afueras del pueblo dispuestos a recorrerlo de cabo a rabo.

Justo antes de la entrada a la calle que atraviesa todo Hallstatt se encuentra una enorme plataforma desde donde pudimos contemplar la extraordinaria belleza de esta pequeña población austriaca.

 

hallstatt

 

hallstatt

 

Cuando habíamos finalizado de realizar las correspondientes fotos, y de alimentar a los enormes y bellos cisnes, comenzamos a recorrer todos los rincones de Hallstatt.

Pudimos comprobar que todas las casas y las pocas tiendas del pueblo tenían una decoración exquisita, cuidadas al detalle.

 

hallstatt

 

hallstatt

 

hallstatt

 

Pasamos al lado del Museo Kulturerbe Hallstatt continuando la ruta hacia la Markplatz, una pequeña plaza ubicada en el corazón de Hallstatt. Desgraciadamente no pudimos disfrutarla al 100% ya que se encontraba en obras. La fuente de piedra que ocupa el centro de la plaza estaba cubierta y el empedrado estaba levantado. En una de sus esquinas se encuentra una bella iglesia luterana del año 1861, con un sobrio interior, cuyo campanario se puede fotografiar perfectamente desde la calle que accede a la plaza.

 

hallstatt

 

Continuamos nuestro paseo, subiendo unas escalinatas llegamos hasta la Pfarrkirche, una bonita Iglesia Católica de estilo románico-gótico. En la parte de atrás de la iglesia se encuentra el bellísimo cementerio, un estupendo mirador y el Hallstätter Beinhaus, un pequeño osario que cuenta con cerca de 1200 cráneos y otros tantos huesos. Lo curioso es que todos los cráneos tienen escrito los nombres de los difuntos además de estar pintados con algunos símbolos. Al parecer, dadas las reducidas dimensiones del cementerio, cuando se requería nuevo espacio para enterramientos, se exhumaban algunos cadáveres para hacer hueco en el suelo del cementerio. Una vez más no tuvimos mucha suerte debido a que el pequeño osario se encontraba cerrado durante algunos meses al año.

 

hallstatt

 

Cementerio hallstatt

 

Cementerio hallstatt

 

hallstatt

 

Tras la visita al cementerio, reanudamos nuestro paseo por las bellas callejuelas de Hallstatt. Subimos las escaleras hasta el parking por donde cae la cascada, allí se encuentra otro mirador de donde también pudimos obtener unas maravillosas vistas del lago y del pueblo.

Pretendíamos concluir nuestra visita subiendo con el funicular a la cima de la montaña donde se encuentran las minas de sal pero dado que el cielo estaba nublado, algo que impediría las vistas, decidimos no subir y emprender el camino hacia Munich.

 

Aún sin comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *