Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

Aprovechando el puente de la Inmaculada, me decidí a visitar Arcos de la Frontera, una de las joyas de la llamada ruta de los Pueblos Blancos, así como su famosa buñuelada.

Con nuestra simpática guía Amparo, comenzamos el recorrido por una de las avenidas principales de Arcos, una vía llena de sucursales bancarias que conduce hacia el casco antiguo. A medida que avanzábamos el frío era cada vez mayor y se hacia algo insoportable.

Paseando por esta avenida nos encontramos una inquietante escultura de tres nazarenos portando una cruz que conmemoraba la Semana Santa de Arcos, a mi la verdad me recordaba, con todo mis respetos, un poco al Ku Klux Kla.

 

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

 

Justo después, y tras atravesar un arco, comenzamos la subida por el Callejón de las Monjas, una preciosa callejuela empedrada que nos conduciría directamente a la iglesia de Santa María y en la que se sitúa el convento de la Encarnación y diversos palacios medievales.  Lo que define al Callejón son sus arbotantes, los llamados Arcos de las Monjas o Ladrón del Agua ya que sustraían por su pendiente el agua desde la basílica.

 

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

 

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

 

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

 

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

 

Antes de llegar a la iglesia, realizamos una parada en el bar Alcaravan, una formidable taberna situada en una callejuela justo a la derecha del callejón de las monjas.
La taberna Alcaravan, es una especie de cueva o bodega que pertenecía antiguamente al castillo de Arcos de la Frontera. El personal es muy agradable y la comida riquísima, además de barato (unos 8€ por persona). Aconsejo los champiñones a la carbonara, las croquetas o la hamburguesa con cebolla caramelizada, todo acompañado con Tierra Blanca, un vino blanco afrutado típico de Arcos de la Frontera.

 

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

 

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

 

Tras la comida subimos hasta la Plaza del Cabildo, donde se sitúa el ayuntamiento, el parador con unas espectaculares vistas, y la iglesia de Santa María, un templo de los siglos XIV y XV de origen mudéjar reconvertido en iglesia gótica con una torre que se construyó a semejanza de la Giralda de Sevilla. Esta bella plaza se encuentra a espaldas del castillo de los Ponce de León, duques de Arcos, y en su día fue el patio de armas del recinto amurallado.

 

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

 

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

 

Justo en la plaza también se sitúa el impresionante mirador de la Peña, conocido popularmente, al igual que el de Ronda, como el balcón del coño, debido a que es lo primero que gritas al asomarte al precipicio. Si queréis ver este mirador tiene una webcam en tiempo real, fácil de encontrar por Google

 

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

 

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

En el mirador de la Peña podéis realizaros una serie de fotografías, previo pago, con distintas aves como halcones, buhos, lechuzas, loros etc…; alguna de ellas son realmente impresionantes.

 

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

 

Por el lado opuesto a nuestra llegada queda el barrio árabe, un entramado de estrechas callejuelas que esconde diversos monumentos del pasado.

Saliendo de la plaza y rodeando la iglesia comenzamos la bajada por el callejón de las Monjas, el viento que corría era realmente desagradable. Este tramo del callejón pasa por la puerta principal de la Iglesia de Santa María con una impresionante fachada labrada de estilo ojival. Justo en la entrada a la iglesia se sitúa un antiquísimo reloj solar o círculo mágico formado por doce piedras de colores alternando el blanco y el rojo. Es uno de los pocos ejemplos de círculo mágico musulmán y se supone que era utilizado para alejar los malos espíritus, los amantes del reiki lo consideran como una increíble fuente de energía.

 

Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera
 Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

El último tramo del día lo dedicamos al principal motivo de nuestra visita a Arcos de la Frontera por estás fechas, su buñuelada. Durante estos días prenavideños existe un itinerario en el que algunos bares y cafeterías sirven de forma gratuita buñuelos. Nosotros acudimos a una cafetería llamada La Vía, la cual no se rige por este itinerario y sirven buñuelos todos los domingos a partir de las 18:00.
Creímos que la llamada buñuelada no sería para tanto pero cuando el camarero nos puso el plato con los buñuelos…..¡¡se nos caía la baba!!, ¡¡era un plato a rebosar de grandes y esponjosos buñuelos!!, ¡toda una delicia!.

 

Buñuelos Ruta de los Pueblos Blancos; Arcos de la Frontera

Arcos de la Frontera en navidad tiene actividades muy conocidas como su popular belén viviente que atrae cada año a cientos de visitantes, pero siempre podéis encontrar otro tipo de excusas para visitar esta joya de la ruta de los pueblos blancos, como es su arquitectura o su deliciosa buñuelada.

 

2 Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *