Visita al Campo de Concentración de Dachau

Último día en Munich, decidimos aprovechar la mañana para visitar el Campo de Concentración de Dachau, uno de los campos de concentración más representativos de la época nazi que se conservan junto con el de Auschwitz-Birkenau.

El campo de concentración de Dachau se ubica muy cerca del pueblo con el mismo nombre a tan solo 13 kilómetros al noroeste de Munich por lo que era una visita ideal de camino al aeropuerto.

Fue construido sobre una fábrica de pólvora en desuso y sus instalaciones principales fueron terminadas el 21 de marzo de 1933. Al día siguiente, los primeros prisioneros fueron internados en el campo. En un principio Dachau fue utilizado para encerrar a los prisioneros políticos, pero pronto comenzó a llenarse de judíos, gitanos, homosexuales y testigos de Jehová. Dachau también acogió a numerosos miembros de la nobleza, como gran parte de la familia real de Baviera (Wittelsbach), la familia de los duques de Hohenberg (hijos del archiduque Francisco Fernando de Austria), el príncipe español Francisco Javier de Borbón-Parma (líder del carlismo) o el príncipe Luis Fernando de Prusia, entre otros.

El campo estuvo abierto desde el 22 de marzo de 1933 hasta su liberación el 28 de abril de 1945. Actualmente las instalaciones del campo de concentración de Dachau cumplen la función de Museo Conmemorativo teniendo también la consideración de campo santo debido a la gran cantidad de personas que perecieron en él durante la dominación nazi. Las estadísticas del campo hablan de unas 41.500 personas asesinadas en el campo, además de otros miles que murieron víctimas de las pésimas condiciones de vida aunque realmente la cifra exacta nunca la sabremos.

Justo antes de la entrada a Dachau se sitúa el edificio que alberga los aseos y las taquillas. Por tan solo 3,5€ el visitante puede acceder al campo con una completa audiguía en horario de 9:00 a 17:00.

El campo de concentración de Dachau daba la bienvenida a cada uno de los 200.000 presos que pasaron por él con la cínica frase forjada en su puerta “Arbeit macht frei” (el trabajo hace libre). El visitante al atravesar la puerta sentirá el mismo escalofrío que probablemente recorrió el cuerpo de cada uno de estos presos al cruzarla.

 

Campo de concentración de Dachau

 

Campo de concentración de Dachau

 

Cuando el visitante accede al campo se encontrará con una gran explanada en cuyo centro se ubica un monumento conmemorativo. En el lado derecho se localizaban los barracones de los prisioneros, de los cuales se conservan un par de ellos y en la parte izquierda se sitúa el Edificio de la Intendencia el cual alberga un museo.

 

Campo de Concentración de Dachau

 

En nuestra visita al área de los barracones pudimos conocer como dormían los prisioneros los cuales eran confinados y clasificados en distintos barracones según fueran hombres, mujeres o incluso pertenecientes o no al clero.

Al igual que en otros campos de concentración, en Dachau existía un barracon donde se llevaron a cabo numerosos experimentos en los que los prisioneros eran utilizados para probar nuevos medicamentos y diferentes técnicas que a menudo los mataban o los dejaban lisiados.

 

Campo de Concentración de Dachau

 

Campo de Concentración de Dachau

 

Campo de Concentración de Dachau

 

Seguidamente atravesamos la calle principal del campo hasta llegar a los Monumentos Religiosos, desde allí cruzando un pequeño puente accedimos a una de las zonas más espeluznantes de Dachau, el crematorio.

En esta zona pudimos visitar el Monumento al Soldado Desconocido, los hornos, y las terroríficas cámaras de gas las cuales no se tienen constancia alguna de que se llegaran a utilizar.

 

Campo de Concentración de Dachau

 

Campo de Concentración de Dachau

 

Finalizada nuestra visita, bordeamos la valla de seguridad hasta abandonar el campo por la puerta de entrada al mismo.

Sin lugar a dudas la visita al Campo de Concentración de Dachau aún siendo una visita poco agradable, es muy interesante e imprescindible para todo aquel que le interese la historia.

 

Aún sin comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *