Visita al Mont Saint Michel, el lugar más mágico de Francia

Después de visitar Etretat y Honfleur, llegamos al que iba a ser el destino estrella de nuestro viaje por Normandía, el mágico Mont Saint Michel. Disponíamos de poco tiempo, sin embargo planeamos nuestro viaje de tal forma de que pudiéramos realizar la visita al Mont Saint Michel tanto de día, como al atardecer y de noche.

 

LLEGADA AL MONT SAINT MICHEL

 

Como llegar al Mont Saint Michel 

Tendréis varias opciones:

  • Tren: TGV (Tren de alta velocidad) que sale de la estación de París-Montparnasse hacia Rennes o hacia Dol-de-Bretagne y después un autobús que va de Rennes al Mont Saint Michel o de Dol de Bretagne al Mont Saint Michel. Otra opción es tomar un tren desde París a Potorson que es la estación más cercana al Mont Saint Michel, y desde allí un bus-lanzadera hasta la zona comercial de “La Caserne”, desde esta zona se puede seguir a pie o tomar una de las lanzaderas gratuitas.
  • Vehículo propio/alquiler: Esta es la opción mayoritaria y la que nosotros escogimos. Al llegar podréis dejar el vehículo en el nuevo aparcamiento de pago que hay situado 2,5km al sur y que se encuentra perfectamente señalizado. Desde ahí podréis tomar un bus-lanzadera gratuito (10 min) hasta el Mont Saint Michel o seguir a pie unos 35 minutos.

Más información en este enlace:

Llegada al Mont Saint Michel

 

Horarios

Son los siguientes:

  • Lanzaderas gratuitas: todo el año de 08:00h a 01:00
  • Aparcamiento: todo el año 24h.
  • Apertura de la Abadía: del 2 mayo al 31 de agosto (9:00h a 19:00h). Del 1 de septiembre al 30 de abril (09:30h a 18:00h). Últimas admisiones 1 hora antes del cierre.

Más información en este enlace:

Precios aparcamientos Mont Saint Michel

 

Precios

Podéis consultar los precios de la abadía en este enlace:

Precios Mont Saint Michel

 

Alojamiento 

Podréis optar entre alojaros en las poblaciones de los alrededores, en la zona de “La Caserne”, o en el mismo Mont Saint Michel (evidentemente esta es la opción más cara). Si optáis por las dos últimas, vuestro alojamiento os deberá facilitar un código que habré una barrera para poder acceder con el vehículo a la zona.

Nosotros decidimos alojarnos en “La Caserne”, concretamente en el Hotel Vert un alojamiento altamente recomendable en el que aparcamos el coche y nos olvidamos de cogerlo hasta nuestro regreso ya que utilizamos las rápidas lanzaderas gratuitas para llegar al Mont Saint Michel.

 

Mont Saint Michel

 

HISTORIA DEL MONT SAINT MICHEL

 

La larga historia del Mont Saint Michel habría comenzado en el año 708 cuando Aubert, obispo de Avranches como consecuencia de tres sueños que tuvo en el que se le presentaba San Miguel, mandó construir en el Mont Tombe un santuario en honor al Arcángel. Rápidamente el monte se convirtió en un lugar de peregrinación y allá por el s.X los monjes benedictinos se instalaron en la Abadía mientras que a sus pies se desarrollaba un pequeño pueblo.

En el s.XI la iglesia abacial fue edificada. Ya en el s.XIV, con la Guerra de los Cien Años, se protegió la abadía con un conjunto de construcciones militares que le permitió resistir a un sitio por parte de los ingleses de 30 años, lo que convirtió al Mont Saint Michel en todo un símbolo de la nación.

Con la Reforma Protestante, la abadía perdió relevancia y en 1791, en el contexto de la Revolución Francesa, terminó por convertirse en prisión hasta el año 1863.

En 1874 el Mont Saint Michel fue declarado Monumento Histórico, sometido posteriormente a un proceso de restauración. A principios del s.XX los monjes volvieron a instalarse en la abadía y desde 1979 el monumento se encuentra incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

Mont Saint Michel

 

VISITA NOCTURNA AL MONT SAINT MICHEL

 

Tras acomodar nuestras maletas en la habitación, tomamos la lanzadera hacia el Mont Saint Michel. El trayecto en lanzadera es de aproximadamente 6 minutos y su parada se encuentra a unos 400 metros del Mont Saint Michel.

Aunque la impresionante formación rocosa se percibe desde varios kilómetros a la redonda debido a que las tierras de la bahía que rodean el monte son completamente llanas y no hay edificaciones ni accidentes geográficos notables a su alrededor, no dejamos de sorprendernos al contemplar el Mont Saint Michel desde cerca.

Fue poner un pie fuera de la lanzadera y comprendí el motivo por el que es uno de los lugares más sorprendentes de Europa. Un lugar mágico de inigualable belleza que es el segundo más visitado de Francia. Pero os preguntaréis, ¿que es en realidad el Mont Saint Michel?

Se trata de un monte coronado por la Abadía del Mont-Saint-Michel en cuyos pies se levanta un pequeño poblado con una sola calle principal y unas pocas callejuelas.

Las vistas desde fuera son impresionantes, disfrutamos muchísimo y no pudimos parar de realizar decenas de fotografías del monte al atardecer. El único impedimento fue el fortísimo viento que siempre suele soplar en la zona y las bajas temperaturas a pesar de ser Mayo.

 

Mont Saint Michel

 

Atravesamos las murallas por la Puerta Bavole, en frente de la cual se encuentra la oficina de turismo. Debido a que era tarde tanto la oficina como los comercios estaban cerrados, algo que realmente agradecimos porque eran muy pocos los turistas que visitaban el Mont Saint Michel a esa hora por lo que lo teníamos prácticamente para nosotros solos.

Como al día siguiente visitaríamos el monte con más tiempo, decidimos no entretenernos demasiado. Recorrimos en solitario la única calle que existe en el pueblo. El Mont Saint Michel es tan pequeño que solo posee 5 hoteles, casi una decena de bares o restaurantes, algunas tiendas de souvenirs o artesanías y algún pequeño museo. Además sus habitantes no llegan al medio centenar siendo la mayoría de ellos monjes y monjas.

Casi al final de la calle nos encontramos la hermosa y pequeña iglesia parroquial construida entre los siglos XI y XVII. Estaba abierta por lo que aprovechamos para entrar y visitarla. En ella destaca su pila de bautismo, una estatua de plata de San Miguel y el presbiterio el cual pasa por encima de la calle.

 

Parroquia Mont Saint Michel

 

Parroquia Mont Saint Michel

 

Muy cerca de la parroquia se encuentra la escalera del Grand Degré que nos condujo a los torreones-miradores donde pudimos contemplar una auténtica maravilla, la inmensidad de la playa.

 

Mont Saint Michel

 

Continuamos las escaleras hasta la puerta de la abadía, que como era de suponer estaba cerrada. Por lo que comenzamos el descenso por las murallas hasta abandonar el monte para tomar la lanzadera. Antes, a pesar del terrible frío que hacía ya a esas horas, aun nos quedaban fuerzas para realizar alguna que otra fotografía.

 

Mont Saint Michel

 

SELFIE CON LAS VACAS DE NORMANDÍA

 

Primera y última mañana en el Mont Saint Michel. El día amaneció despejado, desayunamos en uno de los locales que hay el la zona de “La Caserne”, allí, justo en la parada de la lanzadera, había esculturas muy coloridas del animal más representativo de la región de Normandía, la vaca.

Los apenas 7 minutos que estuvimos esperando la lanzadera los dedicamos a realizarnos selfies y fotografías con esta coloridas y divertidas esculturas.

 

Mont Saint Michel

 

Mont Saint Michel

 

VISITA DIURNA AL MONT SAINT MICHEL

 

Tomamos la lanzadera, y como el día anterior, al bajarnos del bus, la magia y belleza del Mont Saint Michel volvió a sorprendernos. Si el lugar es bello al atardecer y al anochecer, a plena luz del día puede que lo sea aún más. Lógicamente volvimos a realizar muchísimas fotografías con la compañía, una vez más, del molesto viento.

 

Mont Saint Michel

 

Mont Saint Michel

 

Volvimos a adentrarnos en el Mont Saint Michel por la puerta de Bavole, esta vez la Oficina de Turismo, ubicada justo en la entrada si estaba abierta. Una señora muy amable nos explicó en español los principales puntos de interés del complejo y nos vendió la entrada para el acceso a la Abadía, y así no tener que esperar la cola de las taquillas.

 

Mont Saint Michel

 

Recorrimos de nuevo la calle principal, en busca de souvenirs y recorrimos, como el día anterior diversos callejones visitando todos los rincones del pueblo incluido el cementerio.

 

Mont Saint Michel

 

Mont Saint Michel

 

Mont Saint Michel

 

VISITA A LA ABADÍA DEL MONT SAINT MICHEL

 

Llegados a este punto lo único que nos quedaba por hacer era algo que no os podéis perder, la visita a la abadía del Mont Saint Michel.

La abadía se puede visitar con audioguía o guía, nosotros optamos por la primero por un par de euros adicionales a los que nos constó la entrada. Tras subir unas enormes escaleras accedimos a una terraza desde donde pudimos contemplar la pasarela que conduce al Mont Saint Michel.

 

Mont Saint Michel

 

Esta terraza nos dio acceso a una veintena de imponentes y diáfanas salas que datan de los siglos comprendidos entre el X y el XVI, además de alguna terraza. Entre todas estas salas destacan las distintas capillas, el comedor y su claustro aunque este, desgraciadamente estaba en obras.

 

Mont Saint Michel

 

Mont Saint Michel

 

Mont Saint Michel

 

Además desde algunas de estas salas y terrazas pudimos obtener unas sensacionales vistas de la bahía.

 

Mont Saint Michel

 

Mont Saint Michel

 

MAREAS EN EL MONT SAINT MICHEL

 

La bahía del Mont Saint Michel ofrece el mayor espectáculo de mareas de Europa, por lo que todo aquél que visita el monte tiene como objetivo presenciar alguna. Nosotros desgraciadamente no tuvimos esa suerte por lo que nos tocará volver en otra ocasión para poder presenciar este singular espectáculo.

Cuando la marea es baja, el mar se sitúa a 15km de la costa y cuando sube llega a rodear toda el monte. Sin embargo la pasarela hace que se pueda acceder al pueblo durante todo el año, a excepción de unas pocas horas cuando hay mareas excepcionalmente altas y el Mont Saint Michel se convierte de nuevo en una isla.

Para presenciar este fenómeno se recomienda estar 2h antes de la hora indicada de llegada de la marea. Se puede observar el fenómeno desde el Mont, las murallas, la terraza oeste (plaza de la abadía), o la pasarela.

El horario de las mareas lo podréis consultar en la entrada del Mont Saint Michel en grandes carteles traducidos a varios idiomas y en la web oficial del Mont Saint Michel.

 

Mont Saint Michel

 

Tras nuestra visita al bello y mágico Mont Saint Michel de aproximadamente tres horas, emprendimos el camino hacia París donde finalizaríamos nuestro viaje a Normandía.

 

 

Aún Sin Comentarios

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *