Visita al Castillo de Neuschwanstein y Füssen

Semana Santa, iniciamos un pequeño recorrido por Alemania y Austria que nos llevará a Munich, Castillo de Neuschwanstein y Füssen, Salzburgo, Hallstatt y Dachau.

Llegamos al aeropuerto de Munich sobre las 20:00 y nos dirigimos al mostrador de Global Drive donde teníamos reservado un automóvil. Después de esperar un rato, son extremadamente lentos, y ya en nuestro vehículo, que más que un coche parecía una nave espacial totalmente automatizado, nos dirigimos a Munich, donde pasaríamos la primera noche.

El primer día nos levantamos muy temprano para poner rumbo a Füssen. Teníamos reservadas las entradas al Castillo de Neuschwanstein para primera hora y no podíamos llegar tarde.

Nuestro GPS nos guiaría hasta Füssen que es la localidad donde se encuentra el Castillo de Neuschwanstein, sin embargo no contábamos con que algunas carreteras estaban cortadas, no sabemos si por la nieve o por obras, por lo que llegamos una hora tarde a nuestro destino.

Sin duda alguna para llegar al Castillo de Neuschwanstein lo mejor es hacerlo en coche o autocar. Si viajáis en automóvil podréis dejarlo en uno de los tres parkings habilitados por un precio de unos 6€.

Las taquillas se encuentran a 3 minutos del parking. Al llegar nos encontramos con que la fila de los tickets no era muy grande por lo que en parte nos alegramos de haber perdido las reservas.

Los precios de las entradas son los siguientes:
 

Precios de las entradas 2016

Entrada general: 12 euros
Entrada reducida: 11 euros
Para niños y jóvenes hasta los 17 años inclusive la entrada es gratuita.

Tarjeta “Königsticket” para visitar el Castillo de Neuschwanstein y el cercano Hohenschwangau en la misma jornada: 23 euros / 21 euros (reducida)

Entrada combinada “Königsschlösser”(“Palacios Reales”): 24 euros
La entrada combinada tiene una validez de 6 meses y permite una visita a cada uno de los castillos de Neuschwanstein, Herrenchiemsee y Linderhof.

En temporada alta os aconsejo reservar para evitar colas, esta reserva encarecerá la entrada en 1,80€, pero sinceramente creo que merece la pena debido a las largas colas que se pueden llegar a formar. Podéis reservar en este enlace:

Reservas Castillo de Neuschwanstein

Los tickets tienen una numeración y una hora en la que deberéis estar en el patio del castillo para acceder a él.

Una vez que tengáis los tickets podréis optar por subir al castillo de una de las siguientes formas:

 

A pie

Con esta opción tardaréis unos 30 a 40 minutos en llegar al castillo. Deberéis tener en cuenta que son aproximadamente 1,5 Km con una pendiente considerable.

 

En coche de caballos

Con salida en el Hotel Müller, en la calle Alpseestraße de Hohenschwangau. La cola de espera para los caballos es bastante considerable y si sois amantes de los animales no aconsejo subir a estos carros. Los animales tiran de grandes carros repletos de turistas en una pendiente considerable.

Por problemas de espacio estos coches no pueden llegar hasta el mismo castillo. Desde el lugar de llegada de los carruajes bajo el castillo hay que subir otros 300 metros aprox., es decir, unos 5 a 10 minutos a pie hasta la entrada del castillo.

Precio: viaje de subida 6,-€ / viaje de bajada 3,- €.

Además deberéis tener en cuenta:

  • Los billetes los podéis obtener directamente en el carruaje.
  • Los carruajes están de servicio todo el año y viajan según la necesidad, es decir sin un horario determinado, del hotel Müller hasta el Castillo de Neuschwanstein.
  • No es posible hacer reservas.
  • Los coches de caballos no viajan en caso de nieve o hielo.

 

En autobús

Salida: Hotel del Castillo List, en la calle Neuschwansteinstraße

Los autobuses no pueden llegar directamente hasta el castillo por problemas de espacio, pero llegan por la carretera Bleckenaustraße hasta el mirador Jugend ubicado en el puente de Marienbrücke en la parte superior del castillo. Desde allí es cuesta abajo y restan unos 600 metros, es decir, unos 10-15 minutos andando hasta la entrada del castillo.

Precios: subida 1,80 € / bajada 1,- € / Subida y bajada 2,60 €

Además al igual que con los coches de caballos deberéis tener en cuenta:

  • Los autobuses están de servicio todo el año y viajan según la necesidad, es decir sin un horario determinado, del hotel Müller hasta el Castillo Neuschwanstein.
  • Los billetes se obtienen en el mismo autobús.
  • No es posible hacer reservas.
  • Los autobuses no viajan en caso de nieve o hielo.

 

Plano Castillo Rey Loco

 

Desgraciadamente y a pesar de que era Semana Santa (Temporada Alta), el servicio de bus estaba suspendido por las obras en el puente de Marienbrücke, por lo que nos tocó realizar la subida a pie.

Esta subida es bastante dura pero la recompensa al llegar arriba merece la pena. En cuanto pudimos divisar de cerca el Castillo de Neuschwanstein nos quedamos impresionados por la belleza del mismo.

 

Castillo Neuschwanstein

 

El Castillo de Neuschwanstein es también conocido con el sobrenombre del Castillo del Rey Loco debido al rey que en 1866 mandó construir el edificio. Este rey fue Luis II de Baviera conocido como el inadaptado o el “El Rey Loco” debido a su carácter romántico y soñador que le llevó a encerrarse en sí mismo y en su mundo de fantasía.

El medieval Castillo de Neuschwanstein es una pura fantasía romántica que tiene el honor de ocupar la primera posición en la mayoría de los rankings de los castillos más impresionantes del mundo. Es sin duda alguna el edificio más fotografiado de Alemania y uno de los más visitados del mundo. En él se inspiró Walt Disney para crear el famoso castillo de la Cenicienta.

 

Castillo Neuschwanstein

 

Antes del tramo final de subida se encuentra una tienda de souvenirs, la parada de los carruajes, algún que otro puesto para “picar” algo y el camino que conduce al puente de Marienbrücke desde donde podréis obtener una de las vistas más conocidas del Castillo de Neuschwanstein.

Justo delante del castillo, a pie del desfiladero, se encuentra una plataforma panorámica, que junto al puente Marienbrücke, es el lugar desde donde se obtienen las mejores vistas del Castillo de Neuschwanstein y desde donde podréis tomar unas sensacionales fotografías del mismo.

 

Castillo Neuschwanstein

 

Tras realizar decenas de fotografías, accedimos por la puerta del Castillo de Neuschwanstein a su patio interior. En el patio deberéis esperar a que en las pantallas aparezcan el número de vuestro tickets para poder acceder a través de los tornos de entrada.

 

Castillo Neuschwanstein

 

Castillo Neuschwanstein

 

Una vez dentro, con nuestra audioguía en español, recorrimos las increíbles y bellas estancias del Castillo de Neuschwanstein, un mundo de fantasía creado por Luis II de Baviera un personaje seguramente muy especial al que finalmente inhabilitaron, detuvieron en una de las estancias del Castillo de Neuschwanstein, y parece ser que varios días después asesinaron.

En el Castillo de Neuschwanstein ademas de las suntuosas estancias encontraréis una impresionante sala del trono, un pasillo con luces de colores en forma de gruta, una completa red de luz eléctrica, el primer teléfono móvil de la historia (con una cobertura de seis metros), una cocina que aprovechaba el calor siguiendo reglas elaboradas por Leonardo da Vinci y bellísimas vistas a los Alpes Bávaros, incluyendo una increíble cascada que el monarca podía contemplar desde su habitación.

Además en el Castillo de Neuschwanstein se hacen continuas referencias a leyendas y personajes medievales como Tristán e Isolda o Fernando el Católico.

 

Castillo Neuschwanstein

 

Finalizada nuestra visita al Castillo de Neuschwanstein, emprendimos nuestra marcha hasta la cercana localidad de Füssen.

Füssen fue habitada por los romanos y tiene más de 1,000 años de antigüedad. Rodeada de montañas y lagos, se encuentra muy cerca de la frontera con Austria. Es una ciudad bastante acogedora y sumamente romántica y cuenta en su casco antiguo con un castillo de estilo gótico tardío y un monasterio benedictino del siglo IX, además sus bellas casas son de estilo medieval. Füssen es la población más alta de Baviera y la cruza el Río Loch con sus increíbles y cristalinas aguas de color turquesa.

Aparcamos el coche en un parking del centro de la población y recorrimos su bellísima y colorida calle  Reichenstrasse, la que es la vía principal de Füssen. Esta calle con sus bonitas casas aristocráticas está repleta de tiendas, restaurantes y cafeterías, y coincide con la que fue la antigua ruta romana Vía Claudia Augusta.

 

Füssen

 

Si disponéis de tiempo suficiente podréis visitar otros lugares de Füssen como son la iglesia barroca de Sant Stephan Kirsche que se encuentra en lo alto de la ciudad, el castillo medieval Hohes Schloss con un espectacular patio interior o la bonita Basílica de St. Mang.

Finalizada nuestra visita a Füssen y habiendo tomado un ligero almuerzo, emprendimos la marcha hacia Salzburgo, cuya visita os la contaré en otro artículo.

 

Aún sin comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *