Visita a Santiago de Compostela

Con un sol radiante, cosa rara en Galicia, iniciamos la visita a Santiago de Compostela, la que es sin duda uno de los grandes centros de peregrinación del mundo y una de las ciudades más bonitas de España. Varias veces me había planteado recorrer el famoso Camino de Santiago, sobre todo por vivir la experiencia, pero dadas mis escépticas convicciones religiosas decidí no hacer dicho camino y ir directo al meollo del asunto.
Al llegar a la ciudad lo primero que hicimos es dirigirnos a la Plaza del Obradoiro sin lugar a dudas una de las plazas más bonitas de España.
A esta fantástica plaza accedimos por la entrada de la parte norte donde se sitúa el Hostal de los Reyes Católicos, antiguo hospital de peregrinos y actual Parador Nacional, un bellísimo edificio  de estilo plateresco mandado construir en 1501 por los Reyes Católicos para atender a los enfermos y peregrinos.

Parador de los Reyes Católicos, Santiago de Compostela
Al acceder a esta bella e imponente plaza no puedes contener la sensación de alegría contagiada por la multitud de peregrinos que van llegando a ella. Jóvenes, y no tan jóvenes, abarrotaban la plaza, muchos de ellos vestidos con las mismas camisetas, otros sentados en el suelo charlando mientras otros cantaban canciones de paz y amor. Me resultó curioso ver a algunos de estos jóvenes con carteles en los que se podía leer “Abrazos Gratis”, e iban sin ton ni son, abrazando a todo aquel que quisiera.

 

plaza-obradoiro

 

El edificio central de la plaza lo ocupa la majestuosa Catedral de Santiago de Compostela construida entre 1075 y 1211 para acoger el sepulcro del Apóstol Santiago. Esta bonita catedral, Patrimonio de la Humanidad, mezcla los estilos románico, barroco y gótico, y para muchos no es solo una de las catedrales más bonitas de España sino también del mundo. Lamentablemente debido a que estaban  restaurando la fachada de la catedral, esta se encontraba totalmente cubierta por andamios, por lo que no pudimos admirar su belleza.

 

catedral-santiago

 

Al oeste de la Plaza del Obradoiro se sitúa el Palacio de Raxoi, un bello edificio neoclásico construido en 1766, hoy en día sede del Ayuntamiento de la ciudad; al sur de la plaza se ubica el Colexio de San Xerome( Colegio de San Jerónimo), sede del rectorado de la Universidad de Santiago.

 

plaza-obradoiro (1)

 

Continuamos nuestra visita a Santiago de Compostela, rodeando la catedral para encontramos la que para mí, con el permiso de la Plaza del Obradoiro, es la plaza más bonita de Santiago, la Plaza de las Platerías.
La Plaza de las Platerías es una pequeña y hermosa plaza situada al sur de la Catedral, debe su nombre a los talleres de orfebres situados desde la Edad Media en los bajos del claustro. La plaza esta presidida por la única fachada románica de la catedral, en el centro de la misma se alza la Fuente de los Caballos y al fondo se ubica la Casa del Cabildo, decorada con motivos geométricos típicos del barroco compostelano. En esta plaza también nos encontramos con la Casa del Deán que es la Oficina del Peregrino, en la que se expide la Compostela, el certificado que acredita el sentido cristiano de su peregrinación.

 

plaza-platerias

 

En la parte trasera de la catedral nos encontramos con la amplia e imponente plaza de A Quintana en la que se sitúa la Puerta Santa y que se abre solo el Año Santo Compostelano. En la plaza se situa una enorme cruz y una inscripción en la que se puede leer:

A los Héroes del Batallón Litererio de Isos

 

plaza-a-quintana

 
Tras visitar estas dos magníficas y bellas plazas proseguimos nuestra visita a Santiago de Compostela accediendo a la catedral por la Puerta de las Platerías. Al acceder tuve una de esas sensaciones que te recorren el cuerpo y que te indican que estás visitando un lugar único en el mundo, ni siquiera mi visita al Vaticano me produjo tal sensación; una vez más os vuelvo a indicar que no soy creyente pero el fervor es tal que te llegas a impregnar del mismo.

Me quedé paralizado durante varios minutos contemplando el famosísimo botafuméiro,uno de los símbolos más conocidos y populares de la catedral de Santiago de Compostela, un enorme incensario colgado a 20 metros de altura que oscila por la nave lateral de la catedral mediante un sistema de poleas manejado por ocho hombres, algo único.

 

catedral-santiago

 

La catedral es realmente enorme con múltiples capillas entre las que destaca la Capilla Mayor cuyo altar fue construido sobre el sepulcro del Apóstol Santiago, el cual también se puede visitar, dentro del camarín de la capilla se encuentra la imagen de Santiago sedente de piedra policromada del siglo XIII vestido como peregrino con una esclavina de plata adornada con gran pedrería; al lado de la capilla había una larga cola de peregrinos esperando para subir y realizar el tradicional abrazo al santo.

 

catedral-santiago

 

catedral-santiago

 

Una vez concluida nuestra visita a la catedral, continuamos nuestra visita a Santiago de Compostela recorriendo las pequeñas y medievales calles de la ciudad. El centro histórico de Santiago es uno de los cascos históricos más bellos y mejor conservados de Europa, pasear por sus calles es como realizar un viaje al pasado, por algo fue declarado en 1985 Patrimonio de la Humanidad.
Además de bellas plazas como las del Obradoiro, Praterías, Cervantes, Toural.., el centro de Santiago posee bellas iglesias y conventos de clausura, tiendas de orfebrería en plata y azabache, legendarios cafés y casas de comidas, y bonitas ruas como la de “Franco” o la “do Vilar”.
Precisamente en un pequeño restaurante de la Rua do Franco realizamos una parada para almorzar, concretamente en el restaurante “El Bombero”. Aquí pudimos degustar un menú a buen precio que incluía platos a elegir entre vieiras, pulpo a la gallega o merluza entre otros.

 

santiago

 

Nuestra siguiente parada el la visita a Santiago de Compostela fue en el Palacio Fonseca, un bonito edificio mandado a construir por el arzobispo Alfonso de Fonseca actualmente perteneciente a la universidad y en cuyo bonito patio interior se celebraba la “III Exposición, Camelia Flor de Galicia”, una exposición con entrada gratuita y que aunque tan solo sea para visitar el interior del edificio, merece la pena. Las exposición estaba expuesta en los fantásticos subportales del patio interior, nos resultó bastante curiosa ya que mezclaba distintos objetos con las preciosas camelias formando un tándem perfecto.

 

palacio-fonseca

 
santiago-camelias

 

La última parada de nuestra visita a Santiago de Compostela, la realizamos a una pequeña tienda en la que se vendían productos típicos de la tierra para comprar las populares “Tartas de Santiago”, un delicioso postre elaborado con almendras pulverizadas mezcladas con huevo y azúcar a partes iguales; y los deliciosos “Feuchos de Santiago” unos dulces típicos de Santiago cuya base también es la almendra.

 

Tarta de Santiago

 

De regreso a nuestro vehículo pasamos por la bella Plaza de la Acibechería que es la primera plaza que encuentra el viajero al entrar en Santiago por el Camino Francés. Antes era conocida como Puerta del Paraíso, pero en el siglo XVIII fue sustituida por la actual, de estilo neoclásico, y recibió el nombre de Acibechería.

En nuestra visita exprés no nos dió tiempo de saborear completamente la ciudad de Santiago, una ciudad que sin duda merece otra visita y el título de ser una de las más bonitas de España.

 

1 Comentario
  • Miguel
    marzo 16, 2017

    ¡Para mi la ciudad más bella de España!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *